Facebook Twitter Google +1     Admin

Nuestro deber es luchar: encuentro para el presente y el futuro

20120323181701-nuestro-deber-es-luchar-portada.jpg

Como apasionado de los buenos libros, le robé dos madrugadas al sueño para leer la publicación del encuentro del líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro Ruz, con intelectuales que asistieron a la recién concluida XXI Feria Internacional del Libro. La reunión tuvo como sede el Palacio de las Convenciones el pasado 10 de febrero y se extendió durante nueve horas, tiempo durante el cual el compañero Fidel y personalidades de la cultura mundial dialogaron ampliamente acerca de los desafiantes peligros que encara la humanidad.
Mientras leía volví a caer en la cuenta de que los peligros de extinción en la vida planetaria no son a largo plazo, sino que a la vuelta de la esquina la ambición y el desmedido abuso de los recursos y la contaminación pueden dar al traste con milenios dedicados a construir nuestras civilizaciones en su riqueza y diversidad.  En cuanto al libro – lo advierto – además de esa lectura rápida y amena a que nos invita, precisa tomarlo como obra de cabecera. No constituye un simple manual para aprenderlo de memoria, sino más bien se me revela como herramienta y materia prima para el ejercicio de la inteligencia. La multiplicidad y variedad de ideas expresadas por todos sus participantes abre una perspectiva de pensamiento para una realidad universal dinámica y vertiginosamente cambiante.
Pienso, como radialista cubano, que este libro es un apoyo valioso para nuestro quehacer. Somos profesionales comprometidos con nuestro quehacer, lo que equivale ser comprometidos con nuestra época. El quehacer que nos corresponde como entes sociales de comunidades, país y mundo en general implica ante todo la preocupación y la ocupación por propiciar el mejoramiento planetario. Es una tarea a emprender desde nuestra mismidad, en lo inmanente del quehacer diario.
NUESTRO DEBER ES LUCHAR nos agencia pautas y puntos de vista a valorar y enriquecer a partir de respectivas experiencias personales. Confieso que de principio a fin constituye una obra sin precedentes: aporta y nos hace pensar. Buena parte de su contenido guarda relación con la lucha mediática, la misión de hacer llegar a cada ser humano de este planeta la advertencia de los peligros que son una amenaza para todos, sin excepción.
Interesante resulta la intervención de Ignacio Ramonet acerca del sistema de información dominante; cómo tras una aparente libertad de expresión se oculta un propósito manipulador y en función de las ganancias del mercado, y cito sus palabras: “Quien dice concentración en comunicación e información, está diciendo automáticamente final del pluralismo o dificultad del pluralismo. Donde antes había muchos grupos mediáticos o muchos polos mediáticos, ahora hay menos porque se han concentrado…” (1)
Por su parte Estela Calloni alerta que “… tenemos que despertarnos todos de un largo sueño. Estamos en una siesta. No es posible dormir la siesta cuando hay una guerra. Creo que es un momento en que hay que hablar con palabras fuertes, directas.” (2)
Con la profundidad de pensamiento a que estamos acostumbrados, el compañero Fidel intervino para abordar temas de relevancia política, histórica, cultural, económica y científica. Fue un encuentro de incalculable valor por la pluralidad de opiniones, encaminadas todas a la defensa de la soberanía de los pueblos del Tercer Mundo.
Es un libro que todos los radialistas debemos tener como de permanente consulta, una brújula para comprender una contemporaneidad en peligro de perecer. Salvar este planeta mortalmente amenazado es, más aún que cuestión política, prioridad biológica. Cada radialista desde su puesto está llamado a defender ese principio a toda costa; por ello urge actuar desde nuestra realidad vivencial.

(1) NUESTRO DEBER ES LUCHAR, Fidel Castro con los intelectuales, Editorial José Martí, p. 23
(2) Ibídem, p. 32

Viernes, 23 de Marzo de 2012 12:17. Autor: Alfonso Cadalzo Ruiz #. Actualidad

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: Franciso Z. Lantos

¿QUE PODRÍA SALVAR EL FUTURO DE NUESTRAS CIVILIZACIONES?

El problema más grave de nuestras civilizaciones es el antinatural y desenfrenado expansión demográfica y también antinatural crecimiento de consumo de energía, ambos causados por el excesivo materialista “filosofía del mundo y de la vida”, del hombre contemporáneo.

Siendo la conducta y actividades del hombre contemporáneo la causa de estos y todos otros nuestros males, surgidos desde la Revolución Industrial, para eliminar estos males y resolver nuestros graves problemas, tendríamos que cambiar nuestro nodo de vida, pero para esto sería indispensable saber porque ha podido ocurrir este negativo acontecimiento en la vida del hombre, ya que la conducta del hombre no es constante y preestablecida como en el caso de los otros seres animados (animales),debajo de su nivel.

Este estudio que yo he realizado nos demuestra que el hombre a diferencia de los otros seres animados (animales), además del instinto, en que está impreso la Verdad sobre la Existencia y que guía la conducta de los animales, el hombre también posee espíritu, con facultad de Conciencia, Raciocinio y don de Creatividad, con los que puede juzgar y valorar las cosas en su alrededor y obtener su libertad para sus actos.

Al estar sus dos naturalezas, el instinto a través del que el hombre puede también sentir la Verdad, y espíritu a través del que puede conocer la Verdad, inseparablemente fusionados en una unidad, la influencia de una sobre la otra modifica ambos conocimientos, permitiendo al hombre de tener 3 posibilidades para elegir su vida.
1) Puede sobrevalorar la parte espiritual sobre la parte instintiva de su naturaleza. Situación que existía durante la época arcaica de la antigua cultura de Grecia, y durante la época de Edad Media de nuestra cultura Cristiana.
2) Puede tener la misma atención de ambas partes de su naturaleza, establecer el justo equilibrio de su naturaleza psicosomática. Situación que existió durante la época clásica de la antigua cultura de Grecia, y durante la época de Renacimiento de nuestra cultura Cristiana.
3) Puede sobrevalorar la parte física-instintiva a costa de la parte espiritual de su naturaleza. Situación que existía durante la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, y en nuestras civilizaciones desde la Revolución Industrial, extendido esto ya a toda parte de nuestro planeta.

Aprendemos de estos ejemplos que es el estado psicosomático de los hombres que define sus conductas y actividades, y sólo cuando lograba establecer el justo y perfecto equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza, es cuando obtuvo su perfección humana, y su capacidad de adaptarse con su conducta y actividades a las Leyes da la Naturaleza, y anular con esto de manera natural y espontánea todos los males que han surgido por su anterior modo de vida.

Encontrándonos hoy por nuestra exageradamente materialista “filosofía del mundo y de la vida”, en degenerado estado psicosomático de nuestra naturaleza, situación que existía en la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, y cuyo erróneo modo de vida, aquellas sociedades no han logrado de cambiar por vía evolutiva y pacifica, sino llevando esto hasta su fin, el cambio se realizo por medio revolutivo y destructivo, lo que les servio que para que a través de este ejemplo negativo nacerá en algunas personas inquietas y preocupadas por el futuro de sus sociedades, la justa y necesitada “filosofía del mundo y de la vida”, y al estar sus congéneres ya dispuestos de aceptarla, se abrió con ello un nuevo camino para una nueva cultura, que es la nuestra cultura Cristiana, que por la extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” del hombre contemporáneo, el hombre se encuentra otra vez como en la época Helenística de antigua cultura de Grecia, en el degenerado estado psicosomático de su naturaleza, lo que en caso del hombre define su jerarquía de valores, a las que en este estado de su naturaleza encuentra correcto e indispuesto de cambiarlo.
En este ambiente, algunos pocos hombres inquietos y preocupados pos nuestro futuro, en sus búsqueda, observando la conducta y actividades del hombre en su historia descubren que los distintos tipos de males que se presentaban en el mundo, han sido causada por el especial naturaleza de especie humana, pero esto sólo se presentaban cuando el hombre no lograba establecer el justo y perfecto estado psicosomático de su naturaleza. Sabiendo esto y conociendo como era esto en la época clásica de la antigua cultura de Grecia y en época de Renacimiento de nuestra cultura Cristiana, lo que tienen que desarrollar nuestros precursores es de cómo adaptar y poner en practica este conocimiento a nuestras circunstancias, pero para esto hará falta vencer las indisposiciones de nuestros Organismos Oficiales y Organizaciones Particulares, para cambiar sus prácticamente establecidos y rutinariamente practicados enfoques sobre el mundo y de la vida, apoyar este tipo de investigaciones, y que la gente hubiera abierto para escuchar sus mensajes.

Madrid 24 de Mayo de2012
Ferenc Z. Lantos

Fecha: 20/06/2012 13:32.


gravatar.comAutor: Francisco Z. Lantos

¿QUE POSIBILIDAD TENEMOS PARA ANULAR NUESTROS NUEVOS TIPOS DE MALES SURGIDOS DESDE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y SALVAR EL FUTURO DE NUESTRAS CIVILIZACIONES?

Estudiando la historia de conducta y actividades de la especie humana y de los animales, observamos que mientras la conducta de los animales ha sido y es constante y predeterminado, no es así en el caso de la especie humana, ya que siendo el hombre física y biológicamente igual en la época arcaica de la antigua cultura de Grecia y de la época de Edad Media en nuestra cultura Cristiana sus conductas y actividades han sido muy diferentes en la época clásica de las antigua culturas de Grecia y de la época del Renacimiento de nuestra cultura Cristiana, y en la época helenística de la antigua cultura de Grecia y de nuestras civilizaciones desde la revolución industrial, extendido esto ya entre todas las civilizaciones en nuestro planeta.

La razón de estas tres diferentes conductas y actividades de los hombres es su especial naturaleza humana, que al estar diferente de los animales, que sólo poseen instinto, en el que está implantada la Verdad sobre la Existencia, que les guía en sus conductas, el hombre además del instinto, con los mismos características, también posee espíritu con facultades de Conciencia, Raciocinio, y Fuerza Creativa, con los que puede juzgar y valorar los acontecimientos en sus alrededores y formar su propia opinión sobre los mismos, permitiéndole con ello modificar el “conocimiento” implantado en su instinto, y elegir su vida según este modificado conocimiento y tener tres posibilidades para ello:

1) Puede sobre valorar la parte espiritual a costa de la parte instintiva de su naturaleza. Situación que existía en la época arcaica de la antigua cultura de Grecia y en la época de Edad Media de nuestra cultura Cristiana.
2) Llevar a justo equilibrio la parte espiritual e instintiva de su naturaleza. Situación que existió en la época clásica de la antigua cultura de Grecia y en la época del Renacimiento de nuestra cultura Cristiana.
3) Puede sobre valorar la parte instintiva a costa de la parte espiritual de su naturaleza. Situación que existió en la época helenística de la antigua cultura de Grecia, de la cultura Judía y Roma, en la época de Jesucristo y en nuestros tiempos, desde la revolución industrial, extendido esta tendencia ya entre todas las civilizaciones en nuestro planeta.

Estos diferentes tipos de estado psicosomático de los hombres han definido su “filosofía del mundo y de la vida” y jerarquía de valores que dirigía sus conductas y actividades.

Así en la época arcaica de la antigua cultura de Grecia y en la época de Edad Media de nuestra cultura Cristiana, de exagerar la importancia de la parte espiritual de su naturaleza, se da mucha importancia a la practica de la religión y se desarrolla el arte sacra, y por el desinterés hacia la parte física- instintiva de su naturaleza, no se desarrolla la ciencia, creando con su modo de vida enfermedades infecciosas y contagiosas, sin saber porque han presentados estas, a las que mientras han mantenido esta falsa “filosofía del mundo y de la vida”, y el degenerado estado psicosomático de su naturaleza, no han podido cambiarlos ni eliminarlos.

Sólo observando las contradicciones entre sus ideas y de la realidad sobre sus intentos de anular sus males y empezar interesarse para la parte física instintiva de su naturaleza y llegando establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza, que ha ocurrido durante la época clásica de la antigua cultura de Grecia y durante la época del Renacimiento en nuestra cultura Cristiana y obteniendo el perfecto estado psicosomático de su naturaleza especie humana, han desaparecido, además de manera natural y espontánea, los males presentados en los anteriores culturas, obteniendo además durante estos tiempos los más grandes resultados tanto en los campos de arte como en los campos científicos, morales y sociales.

Al ver y experimental las mejoras en el campo física de la vida cotidiana, los hombres poco a poco empiezan abandonar sus intereses espirituales, cambiando esto por intereses materialistas, llegando a tener, sin darse cuenta de ello, una “filosofía del mundo y de la vida” extremadamente materialista, que ha ocurrido en la época helenística en la antigua cultura de Grecia y que tenemos nosotros desde la revolución industrial, extendido esta entre toda parte de nuestras civilizaciones.

Los resultados negativos de esta falsa “filosofía del mundo y de la vida” han sido tan grandes que manteniendo en antigua Grecia su correspondiente erróneo modo de vida hasta el final, esta se termino autodestruirse.

Encontrándonos en la misma situación, pero con mucho más nuevos tipos de males tanto en número como en grado, que existió en la época helenística de la antigua cultura de Grecia, aceptando nuestros nuevos tipos de males, no como consecuencias de nuestra errónea “filosofía del mundo y de la vida”, sino como unos hechos dados y casuales, y tratarlos directa y separadamente de unos de otros y sin relacionarlos con una causa común de todos, al que ya sabemos que esta causa es el extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” y degenerado estado psicosomático de la naturaleza del hombre contemporáneo, e intentar mantener este falso y erróneo modo de vida hasta el fin, nos esperará la misma suerte y nuestras civilizaciones se acabarán también autodestruirse.

Sabiendo ya que para anular nuestros nuevos tipos de males, sólo podríamos obtener logrando establecer el perfecto y justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana, el problema es ¿cómo lograr obtener este objetivo?, Cuando el hombre contemporáneo esta absorbida por su materialista “filosofía del mundo y de la vida” y no esta consciente de su erróneo modo de vida, ni dispuesto ni capacitado para cambiarla.

Además este necesario cambio tardará mucho más tiempo que tenemos antes del año 2050 cuando nuestros dos más graves males; la antinatural y desenfrenada expansión demográfica y también antinatural aumento del consumo de energía llegara a su techo y se extenderá entre todas nuestras civilizaciones, y puede ser el doble que tenemos hoy, y al que nuestro planeta ya no podría satisfacer estas demandas materialista.

A pesar de este hecho como continuando nuestro erróneo modo de vida hasta su fin nuestras civilizaciones se autodestruirán antes del año 2050, pensando del futuro de los supervivientes quienes aprendiendo de este catastrófico fin estarán dispuesto aceptar esta justa “filosofota del mundo y de la vida”, no será inútil empezar de buscar y desarrollarla e intentar poner en practica ya para el tiempo transitorio que nos queda antes de la inevitable destrucción planetaria de nuestras civilizaciones.

Sobre esta teoría yo he empezado trabajar desde el año 1966 cuando al ver el diagrama del Crecimiento de la Población del Mundo, enseñando los tres muy diferentes grados del crecimiento causados por el estado psicosomático del hombre, demostrando que sólo logrando establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza especie humana, que obtuvo durante la época del Renacimiento de nuestra cultura Cristiana, el crecimiento de la población humana ha sido normal y proporcional con el resto de las vidas que componen nuestro mundo en nuestro planeta y cuando el hombre también logro adaptarse, como los otros seres animados (animales) debajo de su nivel a las Leyes de la Naturaleza, y restablecer con ello su ordenado y armonioso desarrollo, del que depende el bienestar de sus “componentes” a los seres animados y la felicidad del hombre.

Del resultado de mis investigaciones, yo en final de mis investigaciones he obtuve y expuse en mi “Teoría de la Existencia”, que en esencia ha coincido con la “filosofía del mundo y de la vida” de la época del Renacimiento, y conociendo como ha sido la jerarquía de valores y correspondiente modo de vida practicada en esta época, nos ayudaría la búsqueda de definir como podría ser nuestro modo de vida, tomando en consideración nuestras circunstancias, que no sólo resolvería el problema del cambio climático sino todos nuestros nuevos tipos de males, surgidos desde la revolución industrial, causados por el extremada materialista “filosofía del mundo y de la vida”, y el degenerado estado psicosomático de la naturaleza del hombre contemporáneo, de cuya gravedad el hombre no esta consciente ni esta dispuesto ni capacitada de abandonar.

Este necesitado cambio sólo podríamos realizar empezando con la enseñanza y educación con los recientes nacidos niños y niñas, basada el programa de enseñanza en esta justa “filosofía del mundo y de la vida”, a la que yo he desarrollado en mis libros y múltiples ensayos publicados en las revistas anuales denominado por su enfoque y contenidos MENSAJE, de mi Centro de Investigación y en mis Blogs: “Francisco Z. Lantos Dr. Arquitecto” y “De Filosofía y Arquitectura F.Z. Lantos Dr. Arquitecto”.

En estos libros y ensayos, basado en mi “Teoría de Existencia” (Mi verdad sobre el mundo y de la vida)he desarrollado las correspondientes soluciones para cada caso en practica que afecta nuestra vida, y referente al problema del cambio climático, basando en consideración que hoy con 7000 Millones de la población del mundo y antinatural aumento de consumo de energía de países económicamente desarrollados que sólo significa 1/3 parte de la población del mundo, ya nuestro planeta no puede satisfacer esta negativa demanda materialista, pero que esta tendencia esta continuando y que para el año 2050 se espera que la población del mundo alcanzara la cifra 9600 Millones y el resto de la población del mundo se convertirán también en sociedades de consumo, que son de 2/3 de la población del mundo lo que significaría el doble consumo de energía que tenemos hoy, es una clara demostración que el resultado de este antinatural aumento será la autodestrucción de nuestras civilizaciones, y cualquier consejo de cambios, respetando nuestro erróneo modo de vida, será un autoengaño, con lo que sólo lograremos prolongar nuestras agonías de las que sólo la muerte podría salvarnos.

Budapest 28 de Julio de 2912
Francisco Z. Lantos
Doctor Arquitecto

Fecha: 13/10/2012 07:25.


gravatar.comAutor: Francisco Z. Lantos

UN LLAMAMIENTO DIRIGIDO HACIA LOS HOMBRES INQUIETOS
Y PREOCUPADOS POR NUESTRO FUTURO


Acostumbrados los hombres de nuestra sociedad a vivir aún rutinariamente, como nuestros antepasados, en un ambiente en el que los cambios dentro de una generación no eran grandes, excepto algunos hombres inquietos y preocupados por nuestro futuro, a cuya profesión está más directa y negativamente afectados por nuestros anormales y perjudiciales cambios, es muy difícil para una persona quien, por su ocupación profesional y diaria, no tiene tiempo para dedicarse a examinar con profundidad este fenómeno, de ver las cosas tan negativa y pesimistamente como estos hombres, cuyos mensajes y proposiciones justamente por la ignorancia del peligro y por la exigencia de sacrificio y cambio del modo de vida practicada, nadie se interesa por ello.

Empero, para demostrar este antinatural y nunca experimentado cambio en este nivel presento el diagrama sobre el crecimiento de la población y consumo de energía mundial entre la época de Jesucristo y nuestros días, con las explicaciones de las causas de los cambios producidos durante este período.

Este diagrama demuestra claramente la anormal y antinatural situación del crecimiento de la población del mundo y el consumo de energía desde el inicio de la Revolución Industrial del año 1800, según lo que, hoy, la población del mundo es 30 veces y el consumo de energía 128 veces mayor que la que teníamos en la época de Jesucristo, sobre el mismo tamaño del planeta. Empero, esta tendencia negativa aun no ha llegado a su techo, sino que según las estimaciones de las Naciones Unidas, la población del mundo para el año 2050 puede llegar a 10.000 millones y la demanda del consumo de energía del hombre del año 2.050 puede ser 4-5 veces más que lo que tenían nuestros antepasados y al que se puede considerar como normal. Multiplicando estas dos cifras, significaría 200-250 veces más consumo de energía, que sería como el doble de lo que tenemos hoy. ¿Puede uno imaginar la contaminación atmosférica y de la tierra y el agua, que significaría este cambio? ¿Quedaría algo de nuestros bosques y de flora y fauna de nuestro planeta?

Otro cambio catastrófico y antinatural que estamos experimentando es el desastroso desarrollo de nuestros deshumanizados asentamientos humanos (ciudades y poblados) que demuestra este otro diagrama, y que para el año 2.025 se espera tener 100 Megaciudades entre 5 y 30 millones de habitantes en los que vivirían los 2/3 de la población del mundo.

Si admitimos que una Megaciudad en la que se han fusionado, de manera arbitraria, 40-60 ciudades y poblados existentes, perdiendo cada uno de ellos su carácter y estructura, formando una aglomeración caótica y un ambiente hostil en el que nuestra naturaleza psico-somática, por sus necesidades intrínsecas, no puede desarrollarse en plenitud y obtener su bienestar y felicidad, entonces sin hablar de las dañinas contaminaciones, ruidos, fealdades, inseguridad ciudadana y todo tipo de crímenes, para los que, serán las cunas, estas monstruosas Megaciudades, está demostrado que éstas sólo podrían desarrollarse a costa de sacrificar las justas e intrínsecas necesidades de nuestra naturaleza especial humana, de cuya consecuencia la especie humana se enfermará y como una célula cancerosa en un organismo vivo causará disturbios, sufrimientos y en su situación extrema, una muerte dolorosa.

Para intentar resolver nuestros problemas y disminuir los innumerables y entrelazados males que sufrimos las Naciones Unidas y otros organismos oficiales y organizaciones profesionales, sociales y políticas desde hace 25 años organizan, sobre distintos temas, congresos y conferencias internacionales y nacionales, pero como los criterios en los que se basan los programas y objetivos de estos congresos y conferencias, al no buscar la verdadera causa de estos males, (que es la degeneración del estado perfecto de nuestra naturaleza psico-somática), y respetando las insanas demandas materialistas exigidas por el hombre en este estado, sus resultados, (como en el caso de una enfermedad infecciosa, donde el médico, sin conocer la existencia de la infección, intenta curar sus manifestados efectos), estaban condenados al fracaso, empeorando nuestra situación progresivamente como si no hubieran existido estos congresos y conferencias.

Encontrándome entre estos pocos hombres inquietos y preocupados por nuestro futuro, desde hace 38 años estoy entregado a la búsqueda de la causa de nuestros males y la solución para eliminarlos y que lo estoy realizando dentro de mi Centro de Investigación.

Sin embargo, al no coincidir el resultado de mi investigación creativa con los criterios prácticamente establecidos y practicados hoy por nuestras sociedades, en las que se basaron los programas y objetivos de los citados congresos y conferencias, mis proposiciones para resolver nuestros problemas y soluciones arquitectónicas y urbanísticas de nuestros futuros asentamientos humanos durante todo este tiempo estaban ignoradas.

Empero, como tanto los fracasos de los congresos y conferencias como las prácticas en todas nuestras actividades basadas en estos criterios han demostrado ser erróneas y nuestros males están creciendo progresivamente, estos hechos justifican, al menos, la necesidad de enfocar nuestros problemas más profundamente y buscar soluciones alternativas.

Sobre esta solución alternativa es lo que estoy trabajando desde hace 38 años y que está desarrollada en mis libros y en mi exposición permanente y sobre las que yo deseo continuar trabajando, con el objetivo de vencer todos los obstáculos e indiferencias de nuestra sociedad hacia ella y lograr introducir en la práctica mi "filosofía del mundo y de la vida" y teoría urbanística y arquitectónica de nuestros futuros asentamientos humanos, basada en las justas e intrínsecas necesidades de nuestra naturaleza psico-somática.

Para poder continuar con este programa altruista y humanista yo necesito ayuda moral y económica. Referente a la ayuda moral, sólo pido que se interesen hacia este tipo de mis actividades y vengan a ver mi exposición permanente, en la que están expuestas mis ideas en maquetas, dibujos y fotografías, porque al encontrarse frente a una realidad desconocida por muchos de ustedes seguro que me darán este reconocimiento moral, y referente a la ayuda económica, no pido dinero sino siendo yo arquitecto y urbanista pido un encargo de un proyecto para mi estudio de arquitectura, que lo resolveríamos basados en esta justa “filosofía del mundo y de la vida” con el máximo interés y entrega y con cuya minuta continuaríamos financiando los gastos de investigación y publicación de los resultados en forma de libros y en la revista anual “Mensaje” de mi Centro de Investigación.

Empero, como una persona, quien por sus inquietudes y preocupación de nuestro futuro ha podido descubrir un poco antes que la mayoría de los hombres de nuestras sociedades, las contradicciones entre nuestras ideas y leyes y de la Idea Subyacente de nuestro Mundo Manifestado y sus Leyes expresadas en las Leyes de la Naturaleza, pienso que para encontrar la causa real de este mal y la justa y necesitada solución tiene que participar toda la élite de nuestras sociedades y expresar a través del campo de sus profesiones sus ideas que servirán como piedras de este nuevo camino que forzosamente obtendremos, bien por vía evolutiva, si lográramos introducir en nuestra vida y quehaceres esta justa y necesitada “filosofía del mundo y de la vida” o por vía revolutiva que si por nuestro desinterés hacia la causa real de nuestros innumerables e interrelacionados males, y por impotencia de abandonar nuestro erróneo modo de vida, llegando al extremo hasta que la Naturaleza pueda resistir nuestros errores, esta se “explotará” con una destrucción planetaria inimaginable.

Las consecuencias de las dos posibilidades del cambio para la especie humana acontecidas en su historia las demuestra el diagrama con sus anotaciones adjuntas, según las que, encontrándonos hoy en el extremo de la materialista “filosofía del mundo y de la vida”, si no logramos cambiar esto, la destrucción, como en el caso de la antigua cultura de Grecia, sería inevitable. Empero, como sabemos que sólo una filosofía justa y acertada que respeta con igualdad las intrínsecas necesidades de la parte espiritual (alma) e instintiva (cuerpo) de nuestra naturaleza especial humana podría valer, esta nueva ideología tenía que basarse en este criterio, evitando caer en el otro extremo de nuestra posibilidad como ha ocurrido en el caso de la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, con la errónea interpretación de la Idea de Jesucristo.

Madrid, 23 de Marzo de 2004
Ferenc Z. Lantos
Doctor Arquitecto

NOTA: COMO MI TEORÍA SOBRE EL FUTURO DE NUESTRAS CIVILIZACIONES NO SE HA CAMBIADO Y EL TIEMPO HA DEMOSTRAD SU ACIERTO, DE DECIDIDO EXPONERLO NUEVAMENTE,

Fecha: 03/01/2013 13:57.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris