Facebook Twitter Google +1     Admin

El 10 de agosto ecuatoriano

20160810185025-ecuador-fiesta.jpg

Cada pueblo tiene sus horas grandes, y la primera para la hermana República del Ecuador fue el 10 de agosto de 1809, cuando resonó en los Andes su grito de independencia. Aquella mañana el cóndor remontó su vuelo más alto que de costumbre. Pleno de dignidad anunciaba solemne el amanecer de una nueva nación en el concierto de la patria grande de latinoamericanos y caribeños. El volcán Cotopaxi, con sus casi 6 mil metros de altura, presenciaba el acontecimiento saludándolo con sus incesantes fumarolas.   

Hartos del dominio colonial y la correspondiente expoliación de las riquezas de su suelo, un puñado de ecuatorianos con su decoro patriótico emprendieron los primeros pasos hacia la libertad. Ocho días antes, el día 2, la valiente población de Quito intentó el rescate de varios patriotas detenidos, de quienes se decía serían ejecutados. El intento por excarcelar a los patriotas fue ahogado en sangre; murió mucha gente y, como consecuencia, no se hizo esperar el ensañamiento contra los prisioneros lo que costó la vida a varios, entre los cuales estuvieron Juan de Dios Morales y Manuel Rodríguez de Quiroga.

 Llegó el día 10 y aprovechando la confusión en la metrópoli por la invasión y ocupación de Napoleón Bonaparte, acontecimiento que dio al traste con el reinado de Fernando VII, los adelantados independentistas ecuatorianos decidieron iniciar el camino de su redención nacional.  La Junta Suprema colonialista que entonces presidiera Juan Pío de Montúfar se fue abajo y por primera vez Ecuador respiró la brisa fresca y pura de la independencia. Fueron días gloriosos luego conculcados por las tropas de los virreinatos vecinos que sin demora se lanzaron a contener aquel foco de rebeldía que para ellos constituía una amenaza. Los patriotas pagaron con sus vidas la osadía de atreverse a conquistar la libertad.

Fue necesario esperar hasta 1820 cuando las hordas coloniales sufrieron una irrecuperable derrota en Guayaquil. Dos años después, en 1822, en la gloriosa Batalla de Pichincha, el Gran Mariscal de Ayacucho Antonio José de Sucre dio culminación a aquella etapa emancipadora.

El camino ecuatoriano, como el de toda Nuestra América, ha continuado su andar. Hoy marcha con el proyecto social de Revolución Ciudadana liderado por su actual Presidente Rafael Correa. Ecuador se integra cada vez más a la necesaria unidad latinoamericana; son estos tiempos de unidad, solidaridad y búsqueda de una integración económica basada en la complementariedad.

Es el Ecuador hermanado a Cuba a partir de sus próceres Eloy Alfaro (1842-1912) y José Martí (1853-1895). El primero caracterizado por su pensamiento opuesto al conservadurismo y de pensamiento radical; el segundo, por un ideal de unidad latinoamericana y antiimperialista.

A 207 años del Grito de Independencia la República del Ecuador, a la mitad del mundo como fiel de una balanza geográfica, honra a sus héroes primados en la certeza de que aquel comienzo marcó un andar que llega hasta nuestros días. 

Miércoles, 10 de Agosto de 2016 12:52. Autor: Alfonso Cadalzo Ruiz #. Memorias de América

Comentarios > Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris