Facebook Twitter Google +1     Admin

Che y la crónica periodística

20141216165257-guevara.jpg

Este 8 de octubre que se conmemora otro aniversario de la desaparición física del inolvidable Guerrillero Heroico, es ocasión propicia para evocarlo en una de las tantas facetas que nutrieron su virtud. Se sabe que el Che fue un hombre de la radio, particularmente de la Radio Cubana, a partir del momento en que por orientaciones de Fidel inauguró Radio Rebelde, emisora que inició una nueva etapa en la historia de este medio tan importante para la difusión de ideas.

Hoy me refiero a otro aspecto igualmente importante, y es su condición de cronista. Ante todo, Che fue un hombre de vivencias poderosas y de capacidad poco común para expresarlas, haciéndolo con tal naturalidad, que al leerlo se hace actual cuanto narra como si fuésemos junto a él por los legendarios caminos de la guerrilla.

Desde nuestra adolescencia los cubanos y las cubanas hemos aprendido y disfrutado con la lectura de su libro Pasajes de la Guerra Revolucionaria; en sus páginas Che cuenta de modo expositivo y descriptivo cada momento vivido por él y sus compañeros de lucha, en la Sierra y el llano, durante la Guerra de Liberación contra la tiranía de Batista. Es un texto que captura a los lectores desde su primer renglón.

Pasajes de la Guerra Revolucionaria es un libro de historia viva: insustituible fuente de consulta para conocer cada momento de la lucha del Ejército Rebelde; es también una obra periodística enmarcada en el género de la Crónica, diría yo: de la Gran Crónica. Su encanto radica en estar escrito en primera persona por la mano de uno de sus más relevantes protagonistas.

Al paso de muchos años tuve mi encuentro con otro libro del Guerrillero Heroico, nada menos que DIARIO de un combatiente De la Sierra Maestra a Santa Clara 1956-1958 (*). Esta obra contiene el caudal desde donde poco después conformó su libro Pasajes de la Guerra Revolucionaria. Se trata de una serie de apuntes compendiados en cuadernos que recogen los hechos acaecidos desde el 2 de diciembre de 1956 hasta el 3 de diciembre de 1958. Vale agregar que en la edición del Diario se añade un excelente testimonio gráfico.

A través del DIARIO de un combatiente De la Sierra Maestra a Santa Clara 1956-1958 conocemos la más amplia dimensión de su pensamiento, su capacidad como estratega revolucionario y la indiscutible condición de periodista y escritor que lo caracterizó. Es un testimonio de primera mano en cuyo valor histórico todos coinciden. Resulta excepcional el método del Che como cronista. Escribió su Diario tal como lo hizo después en el Congo y más tarde en Bolivia, con un sentido sobresaliente de una profesión que cultivó intuitivamente; se puede afirmar, a su vez, que su lectura crítica constituye una lección que cualquier lector conozca cómo se ejerce un periodismo genuinamente original.

Este 8 de octubre, cuando una vez más evocamos al Guerrillero Heroico, pienso que leer y aprender lo que de periodista nos enseña el Che en su DIARIO de un combatiente es una forma hermosa de honrarlo y seguir su ejemplo como periodista militante y revolucionario.

(*) DIARIO de un combatiente De la Sierra Maestra a Santa Clara 1956-1958. Centro de Estudios CHE GUEVARA, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 2011.

Jueves, 09 de Octubre de 2014 08:00. Autor: Alfonso Cadalzo Ruiz #. Actualidad

Comentarios > Ir a formulario



gravatar.comAutor: lol

lol

Fecha: 29/10/2014 13:41.


Añadir un comentario



No será mostrado.






Powered by Blogia

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris